En este momento estás viendo Tecchi manda a justificar lo injustificable

Tecchi manda a justificar lo injustificable

Todo estaba previsto para que sea un momento de gloria para Rodolfo Tecchi, el anuncio formal de la carrera de abogacía en la UNJu y su postulación a la gobernación provincial, nada mejor que comenzar el camino con semejante anuncio. Conocé a los bendecidos de Tecchi.

Publinotas a granel y la presentación como el gran hacedor de haber concretado un viejo anhelo de los jujeños. Pero las cosas no están saliendo como esperaba, el escándalo se instaló en la futura carrera.

El hecho de haberse conocido una acotada nomina de profesores que ya fueron designados de manera “interina” exacerbó los ánimos en el propio Colegio de Abogados, donde aquellos matriculados que no están bajo el paraguas del acuerdo Tecchi – Gerardo Morales, quedaron fuera de cualquier posibilidad de enseñar en la flamante carrera, mientas que el establishment optó por el silencio y mirar complaciente las arbitrariedades.

En abril la UNJu presentó la carrera de abogacía ante la CONEAU, luego de los primeros análisis en el ente nacional formula algunas observaciones que al parecer fueron subsanadas pero que aun no tienen la respuesta definitiva para hacer oficial el lanzamiento.

Pero más allá de lagunas cuestiones técnicas a resolver, el ojo de la tormenta está en el arbitrario modo de designar al plantel docente, lleno de casualidades que dejan sobre la mesa un manto de sospecha que la comunidad universitaria ni los abogados de la matricula están depuestos a dejar en duda. Quieren explicaciones certeras y convincentes.

Luego de la nota de El Repulgue, los voceros de Tecchi comenzaron a inundar los grupos de WhatsApp con infinidad de explicación, en realidad lo único que lograron fue un aporte más a la confusión general.

Es muy difícil explicar lo inexplicable, por ejemplo justificaban que estas designaciones eran docentes interinos por los primeros 3 años, argumentando además que era una exigencia de la CONEAU.

En realidad, la designación de los 51 docentes interinos para los tres primeros años de la carrera de abogacía que se dictará en la U.N.Ju nada tienen que ver con una supuesta exigencia de la CONAEU, sino que se trata de una decisión arbitraria de la UNJu, según reza el anexo de la Resolución del Consejo Superior N° 0187/22, y que se efectuó bajo estricto cumplimiento de la Resolución 362/18, que es el reglamento que tiene la U.N.Ju para designar docentes interinos.

En ese reglamento sus dos primeros artículos versan claramente:

ARTÍCULO 1º: El presente Reglamento tiene como objetivo establecer el mecanismo de designación de Docentes Interinos. Sólo podrán designarse docentes interinos en cargos vacantes, existentes o a crear. Este procedimiento se aplicará cuando la cobertura de vacantes no pueda realizarse mediante concurso público de antecedentes y oposición, ya sea por:

a) carecer de presupuesto consolidado para cubrir dichas vacantes o por vacancia producida en un cuatrimestre en el que no se dicta la materia y se cuenta con tiempo suficiente para realizar el procedimiento indicado, en los Artículos 2º al 11º inclusive.

b) por razones de urgencia (vacante producida por renuncia, jubilación, fallecimiento o despido durante el dictado de la materia u otras razones debidamente fundadas).

Como esta claramente establecido, ninguna de las 51 designaciones se ajusta al reglamento.

Pero lo más grave viene con la escandalosa violación al Artículo 2 del reglamento, que establece que “Para los casos del Artículo 1º, inciso a) las vacantes se cubrirán seleccionando a los docentes mediante para el Registro de Aspirantes para cubrir dichos cargos y la actuación de UNA (1) Comisión Evaluadora de docentes de áreas de conocimiento afines, formada por TRES (3) Miembros Titulares y DOS (2) Suplentes. Los docentes que integren la Comisión deberán tener una categoría igual o superior al cargo evaluado…”

La mentada comisión se armó, pero… ¿Quiénes integraban esa comisión?

Acá comienza el listado de casualidades, Marcos Espinassi, defensor de Tecchi en la causa canastas navideñas; Guillermo Farfán; hermano del Fiscal Carlos Farfán, hombre que debía retomar la investigación penal preparatoria contra Rodolfo Tecchi en la causa sanguchitos; María Eugenia Bernal, esposa de Rodolfo Tecchi y Carlos Manzur, auditor interno de la UNJu, puesto por Rodolfo Tecchi.

También es harto llamativo que jamás apareció el famoso Registro de Aspirantes, (aunque aun están a tiempo de dibujarlo) a los que le tenemos que sumar las autodesignaciones en distintas materias, de acuerdo a su “perfil profesional”.

¿Quién los evaluó?, absolutamente nadie. La gran casualidad es que solo los esbirros de Tecchi y Morales son los que llegaron a una supuesta competencia.

Todo están tan amañado, que no son pocos los que se aterran con el solo hecho de pensar que no solo la justicia, sino también la matricula va a estar virtualmente entregada a los designios de Morales – Tecchi y Rivarola.

Este escándalo no se soluciona amenazando personas que trabajan en el rectorado de la UNJu ni muchos menos a los medios que dan cuenta de este nuevo disparate, esto se soluciona haciendo las cosas bien y dejando de creer que la universidad es una caja de campaña y un centro de reclutamiento de secuaces.

Para mayor ilustración de nuestros lectores acompañamos la nómina de los 51 bendecidos.

Deja una respuesta