En este momento estás viendo Serrudo: Los privilegios de casta

Serrudo: Los privilegios de casta

Desde hace algún tiempo en La Argentina se impuso el termino “casta”, siempre dirigidos a aquellos cuya posición política los hace inmerecidos acreedores de algunas prebendas que siempre están por encima del ciudadano común o del contribuyente si se prefiere más.

Este concepto no solo es aplicable a los políticos profesionales, sino también a un vasto sector del sindicalismo, que atornillados a sus gremios hicieron de estos verdaderas empresas familiares e inclusive en algunos casos hasta en aguantaderos de maleantes de distinta laya.

Nada tienen que ver los trabajadores con ésta oligarquía sindical, los laburantes son tan víctimas como los ciudadanos comunes que deben soportar a diario a las patotas sindicales.

Si bien es cierto que la miradas están puestas en los “gordos” de la CGT o los burócratas de los grandes gremios nacionales, en nuestra Salta también los hay, y son muchos.

Un ejemplo de esto es el del eterno Pedro Serrudo, añejo y vetusto autopercibido defensor de los intereses de los municipales.

A Serrudo le llegó por enésima vez la notificación que debe acogerse el beneficio jubilatorio, como le es para cualquier mortal que habite estas latitudes, se hizo el distraído una vez, dos veces hasta que finalmente fue conminado por el Estado a pasar al sector pasivo.

Todas las negativas de Serrudo fueron debidamente registradas cerrando todos los caminos para que sea la Justicia quien le ordene a Pedro Serrudo a cumplir con la ley.

Este hecho desató la furia de Serrudo, que acostumbrado a los “acuerdos de casta” siempre lograba que la comuna haga la vista gorda sobre el tema y seguir al frente de la UTM.

Prebendas varias a cambio de silencios o complacencias era moneda corriente, formaba parte de los malos usos y costumbres.

Ahora Serrudo no se quiere jubilar y como argumento racional o jurídico no le quedan, una vez más apeló a las malas prácticas de poner en marcha el prepo sindical, bajo un supuesto interés de mejora salarial o bono de fin de años.

Los contribuyentes que pagan sus privilegios se ven imposibilitados de hacer tramites en la comuna, los trabajadores municipales que aportan con su cuota sindical a la buena vida de Serrudo son amenazados si quieren entrar a trabajar.

Cuando busquemos el orígenes de este país y esta provincia fallida, encontraremos las causas en una casta de políticos y sindicalistas que hicieron de la cosa pública verdaderas sociedades anónimas perfectamente estructuradas para libar hasta la última gota de sangre de los ciudadanos con el único fin de engordar sus opíparos bolsillos.

Deja una respuesta