En este momento estás viendo Sáenz y su gobierno se curan en sano

Sáenz y su gobierno se curan en sano

Pintadas con mensajes subliminales, noticias falsas y una inusitada virulencia en la redes anticipan lo que será una campaña demasiada sucia, una campaña donde estarán los mismos generadores de estas basuras intentando bajarle el precio o directamente haciendo desaparecer el debate político.

Atentos a esta circunstancia, fue el propio gobierno el que apelando a una burda sobre actuación intenta instalar que ellos son víctimas de estas campañas.

La realidad muestra que desde el propio barrio Grand Bourg es donde sistemáticamente se dispararon estas campañas, sin ir más lejos, Gustavo Sáenz llega a la gobernación haciendo anclaje en este tipo de prácticas, siendo la víctima preferida el senador Sergio Napoleón Leavy, incluso esto desencadenó en una demanda en los Tribunales Federales de la provincia.

Otra víctima de las campañas sucias del gobierno fue el entonces diputado provincial Héctor Chibán, que por aquel entonces tuvo la osadía de plantar bandera frente al gobierno provincial.

Podés leer: CASI $500.000 EN PUBLICIDAD EN FACEBOOK PARA DEFENDER A SÁENZ Y URTUBEY ¿QUIÉN PAGA ESTO?

Tanto en el caso de Leavy como Chibán, las campañas orquestadas eran tan bastardas que inclusive atacaban a sus familias.

En estos tiempos, estas campañas indecentes están focalizadas en Bettina Romero, dentro del propio frente saencista y sobre Avancemos, la nueva concertación política.

Si el propio ministro de Gobierno, Ricardo Villada, pierde todas las formas y verbaliza una serie de improperios a los adversarios, el lógico que los fronterizos fanáticos de la tarjeta de debito procedan con la brutalidad que los caracteriza.

Está claro que estas campañas no solo se orientan hacia aquellos que están parados en la oposición, sino que también el Grand Bourg pretende dirimir sus cuestiones internas con estas mismas prácticas.

Un caso concreto es el del empresario Emiliano Durand, quien victima de la propia interna, está siendo víctima de una feroz y desagradable operación de desprestigio tanto en redes como en la vía publica. Campaña para nada barata, que requiere una fuerte inversión y una mega estructura de pegatineros que solamente se puede solventar con una incalculable caja.

Gustavo Sáenz salió a curarse en sano, su falta de conducción genera que las internas se vuelvan cada vez más salvajes, y quizás sabedor de esta situación pretenda asumir un rol de víctima que para nada le cae bien.

Las campañas negativas siempre surgen desde los sectores incapaces de plantar un debate político, o más bien apelan a esto frente a la incapacidad de exhibir logros de una gestión ni mucho menos trazar un camino hacia el futuro.

A falta de ideas buenas son las campañas sucias.

Deja una respuesta