En este momento estás viendo Sáenz consiguió nada más que una foto

Sáenz consiguió nada más que una foto

No se apagó la última luz de los festejos en la sede libertaria y el GPS de Gustavo Sáenz repetía incansablemente «recalculando». Alfredo Olmedo le marcó la cancha al mandatario, indicándole que el mejor camino para llegar al histriónico nuevo presidente era él, inclusive le sugirió que no busque alternativas amañadas.

Finalmente así fue. Fuentes estrechamente ligadas a Sáenz aseguraron que fue el propio gobernador el que gentilmente invitó a Olmedo a un encuentro en el Grand Bourg, el que se había producido a última hora para evitar a los fisgones que nunca faltan.

Sáenz pidió puentes que garanticen de alguna manera flujos de dinero que de alguna manera garanticen el festival de gasto público que es la provincia.

El Gobernador dijo que tendría que cerrar Salta si ganaba Milei, frase en modo electoral que resume el irracional gasto público imposible de sostener sin los aportes extraordinarios del Estado Nacional.

Olmedo envió la señal de buena voluntad y logró que Sáenz sea recibido por Guillermo Francos y Nicolás Posse. La ansiada foto con Milei no la gestionó Olmedo y tampoco la logró Sáenz.

Fuentes muy seguras, con incontables cafés en el Hotel Libertador, aseguran que de la reunión de Sáenz con Franco y Posse sólo quedó una breve y amena charla, una foto y un par de botellas de agua, y no mucho más.

Los que conocen los entremeses del piso 21 del coqueto hotel porteño, aseguran que Sáenz se ofreció a colaborar con la gobernabilidad, además de relatar con cierto lamento la inviabilidad de la provincia sin esos generosos aportes extraordinarios del PEN.

Una foto y no mucho más, para algunos es un problema de envergadura y de lealtades sucesivas.

Deja una respuesta