En este momento estás viendo Romero y Larreta en el armado nacional

Romero y Larreta en el armado nacional

Hay cosas que aquellos que se involucran en política deben tener, y una de esas condiciones es indefectiblemente la vocación de poder, una aspiración legítima que cualquier ciudadano de bien debe poseer si tiene la real intención de cambiar lo que está mal.

El problema esta cuando a la política ingresan los morraleros y vianderos, aquellos que solo aspiran a integrar la nomina salarial del Estado.

Ni bien comenzó el tiempo electoral en la provincia, la primera y más llamativa puja interna se dio en Juntos por el Cambio, morraleros varios entraron en estado de desesperación con el solo hecho de pensar la posibilidad de perder la de debito.

La primera reacción fue la más lógica, la de los más limitados, la sola posibilidad de competir los asusta y entran en estado de pánico.
Cerraron las puertas, nadie entra, solo pueden salir los que tienen algo para pensar y paso seguido engrilletar la de debito.

Tanta limitación política indefectiblemente tiene su costo y alguien lo tiene que pagar, en este caso, el costo político lo están pagando con creces aquellos que se negaron sistemáticamente a estructurar una fuerza política dispuesta a disputarle el poder a Gustavo Sáenz.

Pero a la vez alguien tiene que pagar la campaña política, y las siempre bien aceitadas relaciones con el tesoro provincial, puede ser una buena opción.

Esta demás decir que para que los billetes de las arcas públicas comiencen a llegar, algunos deberes hay que hacer, pero para aquellos con alma de empleados públicos no significa problema alguno.

Mientras la mediocridad y el servilismo vacacional domina a Juntos por el Cambio en la provincia, en la gran metrópoli siguen avanzando con legitima vocación de poder, con el fin de colocar a un hombre de esta concertación en el sillón de Rivadavia.

No vale la pena detenerse en internas vulgares, hay que avanzar, a punto tal que el precandidato a presidente de Juntos por el Cambio, Horacio Rodríguez Larreta, mantuvo un encuentro en la Ciudad de Buenos Aires, con el Senador Nacional, Juan Carlos Romero.

La agenda no solo giró sobre el escenario político local, algunos se atreven a decir que este asunto fue tratado casi al pasar, ya que la conversación giro sobre algunos aspectos relacionados a las economías regionales y sobre el potencial del Norte Grande, que nuclea a 10 millones de argentinos.

“Juan Carlos es un referente fundamental para el futuro de Salta y el Norte Grande”, sostuvo Larreta luego del encuentro.

Desde el propio equipo de Larreta aseguraron a El Repulgue que la cuestión electoral provincial dejó de ser un tema de interés para el Jefe de Gobierno de CABA, que ahora las energías están puestas es la elaboración de un plan de gobierno y consolidar equipos políticos para hacer frente a las PASO y a las generales nacionales.

El tren pasó, algunos se subieron y otros optaron por un SAETA que los deje en la puerta del Grand Bourg.

Deja una respuesta