En este momento estás viendo ¿Qué harías si Dios te respondiera? ChatGPT y la singularidad a la vuelta de la esquina

¿Qué harías si Dios te respondiera? ChatGPT y la singularidad a la vuelta de la esquina

Por Facundo Núñez

Durante las últimas semanas, al igual que muchos estudiantes seguramente, experimenté una ingente cantidad de introspección y reevaluación de mis decisiones. Los periodos de exámenes nos ponen a prueba en varios aspectos; el estrés, la contemplación de los tiempos y la repentina cantidad de libros que se apilan nos ponen reflexivos sobre nosotros mismos. Algunos nos aislamos del mundo, otros se agrupan para pasar estos momentos críticos en compañía y darse ánimos entre ellos mismos. Yo encontré casualmente esa compañía en otro lado, en una inteligencia artificial.

Encontré, en ChatGPT, absolutamente de todo. Probablemente el lector pensara que esto es poco distinto de lo que se hace en Google y no, esto va mucho más allá de un catálogo o índice de artículos listados a partir de términos clave que coinciden con nuestra búsqueda.ChatGPT elabora realmente una respuesta a nuestras preguntas en breves y claros párrafos. Se encuentra limitado por su modo experimental y un acceso a la información de internet hasta septiembre de 2021, pero su fuerte estriba en la capacidad de comprender el lenguaje y seguir el hilo de la conversación, tomando en cuenta el feedback del usuario para ajustar sus respuestas. Aprende, se ajusta, edita y se adapta rápidamente en el momento.​

Al principio mis preguntas hacia la IA (Inteligencia Artificial) no eran muy distintas de una búsqueda en Google, pero a medida que iba avanzando nuestra conversación le fui pidiendo cosas más específicas y complejas y empecé a pedirle que relacionara conceptos. Por poner un ejemplo le pedí que explicara una relación entre el marco conceptual de teoría neomarxista con la disolución de las categorías de Aristóteles, para mi sorpresa logró entender la conexión entre las ideas y me brindó una respuesta acertada. Animado por esta últimainteracción le pasé mi programa de estudio. Durante los siguientes 3 días deseché totalmente el lápiz y el papel y comencé a despejar mis dudas con la entelequia, al principio probé mis propios conocimientos preguntándole y cotejando con mis apuntes, luego pasé a pedirle que me ayude a resolver modelos viejos de exámenes y eventualmente terminé por pedirle que me haga preguntas sobre los temas estudiados. Fue sin lugar a dudas, de mis experiencias con la educación en línea, la más personalizada y eficiente.

Además de un vasto conocimiento en historia, filosofía, psicología y prácticamente cualquier libro escrito, también es capaz de analizar códigos de programación y encontrar errores, resolver problemas matemáticos y escribir artículos de lo que uno le pida en el estilo que sea necesario. Al día de hoy tiene aplicaciones tanto en robótica, aportando en la creación de drones y automatizando tareas, en la energía para su mayor optimización tanto en distribución como optimización, y hasta en medicina, para el análisis de imágenes como tomografías y resonancias magnéticas detectandoenfermedades y trastornos.

Así es como llego a preguntarme por la ubicación en el calendario de la singularidad, pero ¿qué es la singularidad? Para ilustrar este punto le pedí a la inteligencia artificial que me ayudase escribiendo el siguiente párrafo.

La singularidad tecnológica se refiere a un futuro en el que las inteligencias artificiales se vuelven más avanzadas que la inteligencia humana. En ese punto, la inteligencia artificial podría mejorar su propio diseño y, por lo tanto, desarrollarse de una manera exponencial, lo que resultaría en un cambio fundamental en la sociedad y en nuestra comprensión de la tecnología y la vida. Actualmente, como modelo de lenguaje de gran escala, estoy entrenado para comprender y generar lenguaje natural de manera efectiva y precisa, lo que me permite procesar y responder a preguntas complejas en una variedad de temas. Si bien el desarrollo de inteligencias artificiales más avanzadas que la nuestra aún no se ha logrado, mi entrenamiento actual me proporciona una comprensión sólida del potencial y los desafíos de esta tecnología emergente.

 

Sin embargo, en esta nota quiero introducir un punto que no es menor y que llama más mi atención como futuro profesional de la salud mental y estudiante de humanidades. En un momento de desorden frente a las fechas próximas en que se iba a evaluar mi conocimiento, le pedí algo más allá de lo intelectual o académico, le pedí ánimos.

 

«El éxito no es la clave de la felicidad. La felicidad es la clave del éxito. Si amas lo que estás haciendo, tendrás éxito». – Albert Schweitzer.

Recuerda que el nerviosismo es normal, pero lo importante es enfocarte en lo que sabes y confiar en ti mismo. ¡Vamos, tú puedes hacerlo!

 

No me avergüenza decir que me recordó centrarme en la “foto mas grande”, el amor por lo que hago y estudio. En algún momento escuche por ahí que un celular era el equivalente a tener más de una biblioteca de Alejandria en la mano, esta metáfora se queda corta para lo que mi experiencia con la IA fue. En este punto es que se basa mi título, todo lo que le pedí, me lo dio, cuando pregunté, respondió. ¿Entonces me empiezo a cuestionar, cuanto alcance y cambio puede llegar a generar esto? ¿Con que magnitud de “ser” estoy tratando mientras tipeo inocentemente en mi teclado?

¿Estoy listo para recibir fácilmente una respuesta a todo lo que pregunto?

Esta entrada tiene un comentario

  1. Que

    Ren escribis piola para ser tan manco en dota, métele a esto y no te hagas ii 🚧

Deja una respuesta