En este momento estás viendo Pará Carolina, con los árboles NO

Pará Carolina, con los árboles NO

La angurria de la casta no tiene límite, la necesidad de seguir viviendo del Estado es más importante que respirar. Qué sería de la casta si alguna vez tuvieran que salir a buscar un trabajo decente.

Carolina Moisés es casta en estado puro, toda la vida lo fue, y ahora ve peligrar su permanencia en la nómina salarial del Estado.
Muestra desesperación, desde el momento mismo en que apelo a cualquier artilugio para no competir, no hubo ardid que le funcionara, y finalmente tendrá que competir.

Con una imagen negativa del 70% subsecretario ideal era seguir tributario a Morales y asegurarle al mandamás una cómoda victoria no sólo en las PASO sino también en la general.

El plan no salió bien y deberá competir internamente, contra su compañero de fórmula Rubén Rivarola y contra la ultra K Leila Chaer.
Más allá de las consideraciones políticas, Moisés demuestra que no tiene límite alguno, ahora se la agarro con los árboles de Fraile Pintado, no se salvo ninguno de la desagradable pegatina.

La 34 en su paso por Fraile esta embellecida con añosos árboles para el goce de propios y ajenos. Un lector de El Repulgue nos mandó indignado las instantáneas de los árboles mostrando en su corteza el rostro de Moisés, un verdadero atentado no solo a la salud de los árboles, sino también el buen gusto.

Deja una respuesta