En este momento estás viendo Panorama: Elecciones en Salta, para el oficialismo puede fallar

Panorama: Elecciones en Salta, para el oficialismo puede fallar

Por Andrés Mendieta Ulivarri

Las elecciones en Salta están a la vuelta de la esquina. La fecha fijada por Gustavo Sáenz es el 14 de mayo, una fecha establecida en el marco de la estrategia electoral del oficialismo para intentar despegarse lo más posible de la contienda nacional. Ese 14 de mayo también se votará en Tucumán y una semana antes lo harán los jujeños.
De esta manera, tres provincias del NOA iniciarán el calendario electoral de este 2023.

En Salta, el panorama es complejo, el oficialismo que pretende un nuevo mandato para Sáenz, atraviesa un momento crítico en la gestión: los índices de pobreza e indigencia se dispararon a niveles exorbitantes, lo que alguna vez fue un vigoroso sector privado hoy muestra síntomas de una depresión alarmante, a esto le tenemos que sumar brutales tarifazos en la luz, sin contar que la mitad de la provincia tiene cortado el servicio de agua potable. El clima social es complejo y hasta el momento no se ven signos de reacción por parte de la administración provincial.

En lo político, Sáenz resolvió eliminar las PASO provinciales, en el convencimiento que sin esta posibilidad para los ciudadanos todo el poder político quedaría concentrado en su persona, con la facultad discrecional de elegir a todos y cada uno de los candidatos en todo el territorio provincial.

Lo que insinuaba un poderoso frente electoral oficialista se fue diluyendo con el tiempo porque el saencismo nunca logró contener tenazmente al peronismo ni al radicalismo ni a Juntos por el Cambio. Este último dato no resulta menor porque esa alianza lo encaminó en 2019 para llegar a la gobernación.

Hoy Sáenz solo cuenta con su núcleo duro y el apoyo del kirchnerismo (aunque no todo). Pero la dependencia absoluta de la provincia de las dádivas nacionales colocaron al mandatario en una incómoda posición.
El superministro de Economía Sergio Massa mira con atención el escenario salteño, ya que cuenta con el incondicional concurso de Gustavo Sáenz en sus eventuales aspiraciones presidenciales.

Mientras tanto, el diputado nacional Emiliano Estrada, hombre del peronismo y de buen diálogo con el oficialismo, comenzó a intensificar los lazos con Carlos Zapata, también diputado nacional pero perteneciente al sector que lidera Alfredo Olmedo, y de a poco comenzaron a estructurar un frente electoral opositor a Sáenz. También se sumó Felipe Biella, de origen radical y ahora autopercibido independiente.

“Avancemos” es el nombre de este nuevo frente electoral, que aún promete definir las candidaturas en los próximos días.

Este nuevo frente aún tiene los pies en el barro. La tarea a desarrollar con cierta premura es darle musculatura interna y consolidar la osamenta, aunque los rayos X aun dan cuenta de una osteoporosis incipiente. Prometen dar batalla, pero primero deberán consolidar las relaciones internas.

En este escenario, Juntos por el Cambio o el PRO, quedaron reducidos a una mera anécdota, ninguno de sus dirigentes logra superar el 3% de intención de voto, sin contar que están sumidos en discusiones menores, mostrando a diario en los medios sus peores miserias.

Inclusive en el propio bloque de diputados nacional de Juntos por el Cambio, la diputada nacional Virginia Cornejo utilizó el grupo de WhatsApp de los legisladores para descalificar a Carlos Zapata, lo que tampoco fue bien recibido por la máxima conducción de Cambiemos, que lejos de hacerse eco de las acusaciones de Cornejo, ratificaron el apoyo y la pertenencia al bloque del diputado olmedista.

Avancemos espero como paciencia trapense que Juntos por el Cambio tomara una decisión, pero las disputas tanto intestinas como domésticas hicieron que se queden en el andén mirando como el tren se aleja.

En este escenario no todo está definido, aún hay algunas incógnitas que pueden darle al mapa electoral un giro de 180 grados.

La intendenta de la ciudad, Bettina Romero, la cual fue blanco sistemático de los ataques del saencismo, a pesar de haber llegado a la comuna en el mismo frente de Sáenz, aun no abrió la boca sobre su destino político. Según algunos encuestadores locales se encuentra en paridad absoluta con Sáenz en cuanto a su imagen e intención de voto, lo que la coloca en una situación de cierta comodidad para elegir el frente en el cual disputar por cuatro años más la conducción del municipio que concentra al 53% de la población de la provincia.

Por ahora el saencismo está presentando algunos eventuales candidatos a intendente, pero ninguno logra incomodar a la hija de Juan Carlos Romero, ex gobernador y actual Senador Nacional del peronismo federal.

El calendario corre a gran velocidad, y los armados políticos en Salta por ahora muestran demasiada lentitud, los titubeos en todos los frentes hacen que nadie hasta el momento se atreva a anotarla en su cuenta del haber.

Deja una respuesta