En este momento estás viendo “Nanni es un tramposo”

“Nanni es un tramposo”

Los distintos partidos políticos transcurren horas definitorias para el armado de listas, de cara a las elecciones nacionales. El plazo para presentarlas vence mañana y todos trabajan contra reloj. Quienes ya están acostumbrados a esas disputas son los radicales, quienes habitualmente tienen habitualmente fuertes discordias al armado de las listas. Sobre todo desde que Miguel Nanni es el presidente de esa fuerza.

Según sus propios correligionarios, la conducción del cafayateño es absolutamente personalista y bloquea la participación de cualquier espacio que tenga alguna disidencia con él.

Como muestra, Nanni ahora busca renovar su banca, pese a que una parte importante del partido radical prefiere a Bernardo Solá para que encabece ese cargo electivo, puesto que el titular de la UCR salteña viene encabezando las listas desde hace algún tiempo.

Pero Nanni no quiere competencia interna y cierra todo canal de participación: así lo hizo saber el diputado provincial mandato cumplido, Humberto Vázquez, Miguel Nanni citó a la Junta radical para dialogar sobre las candidaturas, pero cuando llegaron al lugar pactado -la oficina particular del presidente del partido- no encontraron a nadie.

“Nanni está totalmente entregado al primero que le ponga unos mangos”, dijo Vázquez en un video que circuló por redes sociales.

“Yo soy Juntos por el Cambio”

Miguel Nanni, de buen diálogo con Gerardo Morales, parece haber tomado como propia una de las principales características del gobernador jujeño: el absolutismo.

“Yo estoy vivo políticamente porque Gerardo y Patricia (Bullrich) permitieron que yo sea Juntos por el Cambio acá y pudimos hacer una buena elección”, manifestó el dirigente radical, dejando en claro que, al menos en su partido, se hace lo que él diga.

Sus detractores entienden que el partido centenario debe incentivar la participación de los afiliados y hacer cumplir las bases doctrinarias a través de la participación democrática y la preparación de políticas públicas para aplicar en la ciudadanía. Lejos de esos postulados, Miguel Nanni prefiere el totalitarismo y pone por delante sus intereses personales. (Fuente: Comunidata)

Deja una respuesta