En este momento estás viendo Milei también tiene su «Cámpora»

Milei también tiene su «Cámpora»

Nuestro país es tan desopilante que hasta los autopercibidos liberales demuestran conductas típica del más puro fascismo, y los salteños no son la excepción.

Resulta que el bueno de Michelo, un influencer porfiado como pocos, no escatima ácidas críticas al sistema, las instituciones y por sobre todos a los instituido.

Michelo fue uno de los tantos artífices de poner en la escena de las redes nacionales el conflicto docente, parándose siempre del lado de los educadores. Fue un dolor de cabeza para Sáenz que nunca logró neutralizar los videos de Michelo que llegaban a millones. Ni siquiera con el ejército de precarios influencers alquilados podían aunque sea empardarlo.

Gerardo Morales tomó fama nacional no por las varias veces millonarias pautas publicitaria, fue Michelo el que lo presentó al gran público nacional como lo que es, un sujeto de avería.

Hasta ahí los autopercidos liberales victoreaban a Michelo, pero todo romance llega a su fin.

Bastaron algunas críticas mordaces del influencer para que los poco ilustrados liberales vernáculos montaran en cólera.

Primero fueron divertidos cruces en redes, cruces que hacían más amenas la siesta política salteña.

Pero el asunto fue cambiando de cariz, y los autopercibidos liberales se dieron cuenta que están más cerca de La Cámpora que de Adam Smith.

Lo cancelaron en redes a Michelo, como hace La Cámpora cuando no le gusta la opinión del otro.

A Milei no le gusta la casta pero se asocia a Luis Barrionuevo y Gerardo Martínez.

Gritan Viva la Libertad, pero son unos censores consumados.

Deja una respuesta