En este momento estás viendo Massa lo acomodó a Morales

Massa lo acomodó a Morales

Lindo lio se armó en el gobierno nacional cuando Gerardo Morales intentó mandar a Milagro Sala a la cárcel común.

Resulta que todos sabían que la Corte Suprema de Justicia se taparía un ojo para poder saltar algunos folios de la causa y ratificar la condena a la líder de la Tupac Amaru, lo sabían en el Gobierno Nacional y lo sabía Gerardo Morales, que mediante mil operaciones y roscas se había garantizado este fallo.

Paralelamente a esto, según fuentes del MPA jujeño, la resolución para que Sala sea trasladada a la cárcel común estaba redactada más de una semana antes que se conozca el fallo del CSJ.

Todo cerraba más que bien, una vez más Morales usaría la causa contra Sala para inundar los medios nacionales con publinotas “exigiendo” el traslado de la rea.

Nada de todo esto tiene que ver con una supuesta lucha de Morales contra la corrupción o contra el kirchnerismo, esto tiene la única intención de intentar levantar su bajísima consideración ante el electorado nacional.

Morales no supera los 3 puntos de intención de voto y eso lo aleja cada vez más de la posibilidad de ser candidato a vicepresidente de cualquiera que se erija dentro de Cambiemos.

El problema central estuvo en que el kirchnerismo y el gobierno nacional habían acordado con Morales dejarlo avanzar contra Sala, esto le servía a todos, en la medida que al gobierno de Fernández no le generara más problemas que los que ya tiene.

Pero la fanfarronada de Morales de pretender trasladarla a una cárcel común exacerbó los frentes internos en el ejecutivo nacional.

Fuentes seguras aseguran que en un determinado momento sonó el móvil de Sergio Massa, desde el propio Ministerio del Interior le pedían que se comunique con Morales para que desacelere y deje a Sala en la morada de la calle Gordaliza.

“…El Yuto esta pasado, llamalo y decíle que dé marcha atrás…” fue el mensaje que recibió el súper ministro de economía, mientras que en la Rosada los ánimos estaban demasiados alterado por la actitud del “Yuto”.

Lo concreto es que habló Sergio con el Yuto y el MPA desaceleró su arremetida. La Casa Rosada entendió muy bien que Morales estaba sobregirado y que los costos de su campaña para nada lo tienen que pagar en Balcarce 50.
Massa una vez más actuó de mediador de buenos oficios, un nuevo gesto que hace presumir la formula Massa – Morales.

Deja una respuesta