En este momento estás viendo Justicia a medias: condenan e inhabilitan al intendente de Animaná, pero seguirá en el cargo

Justicia a medias: condenan e inhabilitan al intendente de Animaná, pero seguirá en el cargo

El Intendente de Animaná, José Rolando «Tata» Guaimás, fue condenado a dos años y seis meses de prisión de ejecución condicional e inhabilitación absoluta perpetua por el delito de peculado. El fallo, emitido por la jueza Norma Beatriz Vera, vocal de la Sala IV del Tribunal de Juicio, también alcanzó a Romina Alejandra Guanca, empleada del municipio, quien recibió una pena de dos años de prisión de ejecución condicional e inhabilitación absoluta perpetua por su papel como coautora del delito.

El caso en cuestión giraba en torno a la sustracción de materiales de construcción pertenecientes al municipio, que fueron utilizados para la construcción de una vivienda privada. Además, se reveló que el trabajo de construcción se realizó con la mano de obra de otro empleado municipal.

La sentencia impuesta por la jueza Vera establece una serie de reglas de conducta para Guaimás y Guanca. Durante dos años y medio, el intendente deberá fijar domicilio y someterse al cuidado del patronato de presos. También se le prohíbe el uso de estupefacientes y el exceso en el consumo de bebidas alcohólicas. Además, se le impide acercarse a la persona que presentó la denuncia, su domicilio o lugares que frecuente.

En el caso de Guanca, las mismas reglas de conducta se aplicarán durante dos años. Cualquier incumplimiento por parte de los condenados podría resultar en la revocación de la pena condicional y su reclusión en prisión.

La investigación de la fiscalía, dirigida por Ana Inés Salinas Odorisio de la Unidad de Delitos Económicos Complejos, demostró que Guaimás había incurrido en el delito de peculado, una forma de malversación de fondos según el artículo 261 del Código Penal. La denuncia inicial provino de un vecino del barrio Juan Carlos García Basalo, quien informó sobre la presencia frecuente de un camión municipal descargando materiales de construcción en la zona.

Posteriormente, las investigaciones revelaron que la propiedad en la que se construyó la vivienda pertenecía a Guanca, quien trabajaba para el municipio y era cómplice del intendente. Además, se descubrió que el albañil responsable de la obra también era empleado del municipio y había sido comisionado por Guaimás para trabajar en la construcción.

El caso de Guaimás se suma a una lista de alcaldes que han enfrentado la justicia por delitos de corrupción estatal en Argentina. Aunque algunos nombres destacados han sido condenados, la mayoría ha recibido penas condicionales. La lucha contra la corrupción en el ámbito municipal continúa siendo un desafío en el país.

Deja una respuesta