En este momento estás viendo Evo Morales: «Estamos entrando en un continente bipolar»

Evo Morales: «Estamos entrando en un continente bipolar»

El ex presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, desplegó todo su carisma en Salta y Jujuy, donde llegó en el marco de una gira por el país que lo llevará hasta el confín más austral de Argentina. Esta gira se enmarca en la campaña que está realizando el Foro de San Pablo por todo el continente.

Morales, habló en exclusiva con El Repulgue, haciendo hincapié en el litio, recurso estratégico para el mundo que comparten entre Argentina, Bolivia y Chile, en el denominado Triángulo del Litio, además de plantear los inconvenientes para la unificación de una política estratégica que beneficie a los tres países.

“Para Puebla estamos entrando en un continente bipolar, centroizquierda, centroderecha. En América Latina hay gobiernos progresistas, izquierdistas, socialistas, humanistas y antiimperialista. Para quienes somos antiimperialistas los presidentes progresistas son nuestros aliados.  Hace 60 años cuando expulsaron a Cuba de la OEA, todos tenían miedos de ser expulsados. Ahora, Venezuela o Nicaragua es lujo haber retirado de la OEA…” dijo Evo Morales.

Sobre la situación de los pueblos venezolanos y nicaragüenses, destacó que “por sobre encima de la situación económica está la dignidad y la soberanía. Entonces a nosotros, que todavía estamos en un proceso, pero tenemos el CELAC, esa otra forma de derrotar a la OEA. Ese hecho que demuestra, que la guerra fría ha fracasado. Somos responsables de la liberación de nuestros países…”

Sobre el litio en este contexto latinoamericano dijo que, “esa es otra batalla, que hay que librarla. No es que el litio juegue un rol, son sus actores, sus políticos, su pueblo. El litio es como esta mesa, un recurso natural. El tema es de fondo. Sus autoridades y responsables con la vida y la humanidad tienen que garantizar la soberanía económica. Aún de la liberación política, social, cultural, si no la acompaña de una liberación económica no va…”

Respecto a si la salida pasa por la nacionalización del litio, Morales marcó que para Bolivia fue la única manera de evitar que el extractivismo fue no solo los dividendos sino también el recurso finito: “no solamente con el litio. En 2006 nacionalice los hidrocarburos. En 20 años de neoliberalismo la venta petrolera era de 3 mil millones de dólares, en tres años 38 mil millones de dólares, se imaginan cuanto nos robaban con las privatizaciones. No había ninguna industria del litio, aunque estaba concesionada y hemos recuperado todo. Hemos empezado a industrializar, sin crédito internacional sino con nuestras reservas. En 2018 empezamos con el laboratorio, la planta piloto y ahí empezamos con la gran industria de cloruro de potasio y plantas piloto de carbonato de litio; las plantas piloto de baterías de litio y ahí viene el golpe de estado. Inversión de Tesla, Inglaterra, todos por el litio. Otra vez la historia se repite… Felizmente el pueblo no se equivoca y pese al golpe, hemos recuperado el poder político y ahora estamos batallando para recuperar todos los programas que teníamos, como la de instalar 41 plantas. Todo un plan rumbo a 2029. Eso fue frustrado porque el imperio se informó de nuestro plan y como iba a permitir que un indio encabece la industrialización. No solamente fue un golpe al litio, sino del gringo al indio”.

Cabe destacar que Bolivia expropia la explotación petrolera a la empresa Repsol, sin embrago hoy en Bolivia la principal empresa que invierte en su territorio es la propia Repsol, que, a pesar de la expropiación, se convirtió en una socia estratégica en el desarrollo de Bolivia.

“Nosotros tenemos una planta piloto de baterías en Potosí. En 2029 hicimos funcionar un carro con baterías de litio 100% boliviano. Esa planta está produciendo mil toneladas de carbonato de litio y estamos trabajando en otra para producir 15 mil toneladas. Estamos retomando este gran proceso para la industrialización…” destacó Evo Morales sobre el valor agregado al mineral.

También puso énfasis en el recurso humano calificado y la política desarrollada para la formación de los ingenieros, “en 2010 fui invitado por Corea del Sur a ver una nueva planta de baterías de litio. Les pregunta cuánto cuesta y me dicen 300 millones de dólares. En ese año teníamos una reserva internacional de 11 mil millones de dólares. Entonces a las autoridades de Corea le digo que yo quería hacer su gemela en Bolivia y no. Los países de occidente solos nos quieren para que América Latina les garantice materia prima y no quieren que demos el valor agregado. A mí me hizo pensar seriamente en eso. Tuve varias reuniones con el presidente de Japón y les dije: La Toyota es buscada en todo el mundo, entonces la ensamblemos en Bolivia y con batería de litio boliviana y diplomáticamente nos dijo que no. Después de escuchar todo eso, dimos que teníamos que comenzar en la industrialización. Empezamos con los laboratorios y contratamos expertos extranjeros. Aprendieron nuestros jóvenes y ya no necesitamos más de los extranjeros. Becamos a nuestros mejores alumnos a las mejores universidades del mundo y que vuelvan con ese conocimiento. Ahora tenemos profesionales propios. Los seguimos formando para que tengas mayor conocimiento científico y de gestión pública”.

En referencia a los tres países que integran el triángulo del litio, marcó los problemas que existen para unificar una estrategia común, con la debida precaución de no involucrarse en problemas ajenos dijo que “hay que debatirlo, cada país tiene su propia particularidad. En Bolivia los recursos naturales están bajo la administración del gobierno nacional, eso nos une a todos los bolivianos. En nuestro país por constitución las trasnacionales no entran en la parte extractiva…”

Deja una respuesta