En este momento estás viendo Emiliano Durand está flojito de papeles

Emiliano Durand está flojito de papeles

El Gobierno de Gustavo Sáenz no termina de recibir malas noticias, sus operadores y estrategas políticos cada día se pegan un nuevo tiro en los pies.

Errores no forzados dominan cada jornada en los altos del Grand Bourg.

A los desatinos en la gestión que son harto cronicados a diario, ahora se suman los errores estratégicos en la arquitectura política.

Esta más que claro que si hay algo que escasea en el gobierno son candidatos competitivos, y para colmo de males cuando creen encontrar alguno, ni siquiera son capaces de cerciorarse que esté en condiciones de competir.

Algunos generales creyeron ver en Emiliano Durand al candidato con mayores posibilidades de unificar algunos criterios de dudosa efectividad con el despacho gubernamental, decían en un sector de la alambicada estructura gubernamental. Por supuesto que otras tantas facciones desde algún tiempo a esta parte se encargaban de patearle los tobillos al senador capitalino, incluso desde algún ministerio se encargaron de hacer saber su descontento en infinidad de paredes de la ciudad.

Pero el baldazo de agua fría para algunos llegó durante la jornada del miércoles pasado, un avezado hombre de la política comenzó a recorrer los despachos de la política para poner en conocimiento que había aparecido un problema de complejísima resolución.

“Emiliano está flojito de papeles…” dicen que escuchó Gustavo Sáenz en su teléfono celular antes de entrar a una reunión en la Capital Federal.

La noticia paralizó a los operadores políticos, que cuando comenzaron a bucear el problema se dieron con la novedad que Durand no está domiciliado en Salta, su domicilio legal y su residencia está en el municipio San Lorenzo.

Quien no puede lo menos no puede lo más, dicen o solían decir en el fuero electoral, criterio demasiado difícil de cambiar, ya que sería un nuevo escándalo con impacto incalculable.

Por ahora lo único que tienen en claro en la Casa de Gobierno es que la Carta Orgánica Municipal, en su artículo 24 inciso C, establece sin margen a interpretación que para ser intendente hay que tener que tener una residencia en el municipio de al menos dos años, que claramente Durand no cumple.

Técnicamente, Emiliano Durand no es ciudadano de Salta, no está habilitado para sufragar en el municipio, para que quede más claro debemos decir que ni siquiera está en condiciones de votarse a sí mismo.

Esta información fue filtrada desde el propio gobierno, fundamentalmente desde la principal secta detractora de las aspiraciones del mediático legislador.

Inclusive algunos organizaban opíparas y bien regadas juntadas celebrativas, hasta entre risas algunos sugerían entre carcajadas que había llegado de momento de catapultar al estrellato a Lamberto, Kripper o Juárez, aunque siempre aparece el maledicente mayor, y a la jocosa nómina de eventuales reemplazantes agregó al concejal autopercibido “artista…”

Hay un Salta un antecedente resonante, Eduardo Falú, que alguna vez fue candidato a vicegobernador de Roberto Romero, hasta que la justicia detectó que no era elector en la provincia.

Si con Falú, de fanática salteñidad, a punto tal que legó a la provincia las piezas musicales más bellas, la justicia fue implacable, qué podrá hacer con Durand, que hasta el momento legó a las futuras generaciones recetas de chocotorta, roscas de Pascuas y algunos pasitos prohibidos.

Por ahora no hay Plan B en el gobierno, los operadores judiciales no dan descanso a los miembros de la Corte, ya que entienden que allí finalmente se terminará dirimiendo el conflicto.

Primer capítulo de un nuevo sainete gubernamental.

Deja una respuesta