En este momento estás viendo El PRO víctima de su propia precariedad

El PRO víctima de su propia precariedad

Para muchos fue llamativo que el PRO no esté integrando esta nueva mega concertación opositora, pero en realidad esta es la crónica de una incontable cantidad de desatinos, obvio que ninguno de ellos casuales o producto del azar, cada uno de estos desatinos son producto de una dirigencia precaria, cortoplasista y absolutamente confundida.

No es lo mismo hacer política que una tarjeta de débito, y a los PRO locales siempre los sedujo más pasar por el cajero.

Los Gauffín o las Virginia Cornejo de la vida, tienen una férrea vocación de empleados públicos y jamás se movieron un ápice de de su norte.

No se puede hacer política con la lógica de un expediente burocrático ya que mientras deliran si los papeles pasaron por la sacrosanta mesa de entrada, el tren de la historia pasa a toda velocidad.

La llamativa la actitud de Inés Liendo, que lejos de mirar puertas adentro y ver la incontable cantidad de obstáculos que tiene el PRO para construir política, acusó a los nuevos frentistas de traición, eso traducido al lenguaje barrial quiere decir que la nueva concertación no tuvo la delicadeza de esperarlos.

En política la vocación de poder hay que demostrarla, la que no puede ni debe estar subordinada a la vocación de empleado público.

Deja una respuesta