En este momento estás viendo El PRO en Salta: Lo importante no es ganar sino poder participar

El PRO en Salta: Lo importante no es ganar sino poder participar

Hace algún tiempo, en El Repulgue y a la vista de los acontecimientos políticos, inferíamos que el PRO estaba quedado reducido a una mínima expresión, que el singular extravío de su dirigencia y la inclaudicable vocación de empleados públicos estaban empujando al partido que puede llegar a la presidencia, a una mera anécdota política en nuestra provincia.

Esto quedó claramente demostrado cuando en los coquetos salones del Hotel Salta, la dirigencia local presentó un pretendido frente electoral con vistas a la contienda de 14 de mayo.

Edulcorado, anodino, triste, son algunas adjetivaciones que se les pueden aplicar al convite del PRO.

Una presentación sin candidatos, ninguno se animó a decir tajantemente que aspira a disputar algún cargo electivo, ni hablar de la falta de definiciones políticas, por momento daba la sensación que esta gente está convencida que los ciudadanos los van a votar por el solo hecho de pertenecer, sin darse cuenta que en estos tiempos la vara de la sociedad está cada vez más alta, y el enanismo político se paga y muy caro.

Por lo poco que se vio en la presentación, el PRO no logró ni siquiera hilvanar un discurso medianamente razonable que al menos despierte alguna curiosidad en el electorado.

Miguel Nani, que por ahora ni siquiera se autopercibe candidato a gobernador, inclusive a 95 días de las elecciones esto fue poner el primer ladrillito para luego sostener que la disputa lectoral va a ser “enorme”. Si va a ser tan “enorme” bueno estaría que se apuren un poco ya que en tiempos de lluvia es difícil construir.

Da la sensación que en estos tiempos de “construcción” Juntos o el PRO comenzaron poniendo el primer ladrillo del techo mientras otros comedidos siguen cavando el sótano.

Inés Liendo intentaba explicar lo inexplicable, balbuceaba algunas frases solo pretendiendo disimular que por errores no forzados del espacio, el PRO se quedó solo en una esperanza.

Jasé Gauffín tampoco se atrevió a mencionar su eventual candidatura a intendente, el concejal saencista intentó explicar que ellos tienen el alma pura, aunque las manchas con brea sean cada vez más indisimulables.

Una presentación testimonial y una nueva oportunidad perdida, la esperanza blanca quedó enterrada en el lodo de la necesidad de estatizarse a sí mismos y a la familias.

Deja una respuesta