En este momento estás viendo El impacto revolucionario de Javier Milei

El impacto revolucionario de Javier Milei

El panorama político argentino vivió un sacudón electoral el pasado domingo 13 de agosto, cuando Javier Milei sorprendió a todos al obtener un sorprendente 30,04% de los votos en las PASO. Este resultado dejó en jaque las previsiones preexistentes que apuntaban a una merma en la influencia del líder libertario. Las encuestas y consultoras proyectaban un desempeño más modesto, ubicándolo hasta diez puntos por debajo de la realidad. Sin embargo, Milei se alzó como un «cisne negro» político, un fenómeno que un estudio cualitativo había avizorado al evaluar las verdaderas posibilidades del líder de La Libertad Avanza.

Apartándonos de las interpretaciones convencionales sobre el voto de protesta y el castigo al Gobierno, un meticuloso trabajo de la consultora Sentimientos Públicos reveló que el ascenso de la ultraderecha libertaria obedece a motivos económicos más profundos. La base de apoyo de Milei se sustenta en la aversión al uso de impuestos como solución a los desafíos económicos. En su lugar, ven en él la promesa de una estabilidad económica comparable a la época de Néstor y Cristina Kirchner, e incluso a los tiempos de Carlos Menem y la dictadura.

Hernán Vanoli, integrante de Sentimientos Públicos, subraya que «los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández fueron estables, sin incertidumbres ni dificultades de planificación. Uno puede anhelar un gobierno como el de Néstor Kirchner y considerar que las propuestas de Milei podrían brindar esa estabilidad.»

La encuesta efectuada por Sentimientos Públicos entre el 27 de julio y el 3 de agosto arrojó luz sobre las preferencias económicas de los encuestados. Un 35,3% optó por «una nueva ley de convertibilidad y la apertura de importaciones para abaratar el costo de vestimenta y electrodomésticos.» Este enfoque recibió el respaldo del 40,2% de los jóvenes de entre 16 y 25 años, una de las franjas demográficas que más adhiere a las ideas del libertario.

Adicionalmente, un 26,5% de los encuestados manifestó su respaldo a la «dolarización, la eliminación del banco central, la reducción del 40% de los empleados estatales y una reforma laboral,» propuestas intrínsecas a la plataforma de Milei. De este grupo, el 34,2% eran jóvenes de la misma franja etaria antes mencionada.

No obstante, surgieron aspectos paradójicos en el estudio. A pesar de estas preferencias económicas, la encuesta reveló que la mayoría considera que Néstor Kirchner ofreció el mejor nivel de vida durante su mandato, seguido por Cristina Kirchner y Carlos Menem. Mauricio Macri ocupó el quinto lugar, seguido por la dictadura y otros expresidentes. Esto insinúa que, aunque los encuestados recuerdan con cierta nostalgia la estabilidad económica de ciertos períodos, también visualizan en Milei la posibilidad de restaurarla de manera distinta.

El análisis de Sentimientos Públicos resalta la complejidad de la base de seguidores de Milei. A pesar de ser etiquetado con discursos de derecha y liberalismo, el estudio muestra que el 80,8% de los encuestados cree que las universidades deben permanecer libres y gratuitas, contradiciendo la percepción tradicional de los seguidores de ideologías liberales. Esto subraya que la base de apoyo de Milei es diversa y no se adhiere ciegamente a un conjunto preestablecido de valores.

En cuanto a la «derechización social», el estudio concluyó que el 57% de los encuestados está de acuerdo en que la solidaridad es más importante que la eficiencia. Esto indica que, a pesar de la retórica de Milei centrada en la mínima intervención estatal, sus seguidores aún valoran aspectos sociales y de solidaridad.

Una característica intrigante del fenómeno Milei es que sus seguidores no adoptan todas sus propuestas de manera uniforme. Según Vanoli, «no compran el paquete completo que él propone», sino que eligen selectivamente aspectos que les resultan atractivos. Esto sugiere que el apoyo a Milei está en gran parte influenciado por afinidades personales y emocionales en lugar de una adhesión estricta a una ideología.

Deja una respuesta