En este momento estás viendo El gurú apologista de Occidente a ojos de los Millenials, Jordan Peterson

El gurú apologista de Occidente a ojos de los Millenials, Jordan Peterson

Por. Facundo Núñez

Psicólogo clínico, escritor y un contendiente digno de respeto en cualquier debate. Jordan Peterson se volvió viral hacia finales del 2016, cuando la cresta de la ola de corrección política, el movimiento “woke” en Norteamérica, se veía venir con toda su fuerza.

Oriundo de Alberta, Canadá, se levantó en nombre del “free speech”, la libertad de expresión ante el proyecto de ley C16, el cual en pocas palabras forzaba en una conversación a las partes a usar los pronombres preferidos de la otra, fuese cuales fueran (estamos hablando de más de 70 pronombres, algunos sin vocales siquiera) y en caso de que no fuese así, esta desobediencia al camino marcado en el discurso, podía ser denunciada como un crimen de odio llevando a una persona a la cárcel.

Peterson aclararía más tarde en el podcast de Joe Rogan, que no tiene ningún problema con la transexualidad: “No tengo ningún problema con eso (ser transexual) con lo que tengo un problema es con que los neomarxistas posmodernos usen esto para impulsar su agenda política sin sentido (…) No estoy dispuesto a ceder el terreno lingüístico a posmodernos radicalizados. (…) como nos referimos a una persona es al final de cuentas una cuestión individual”.

Sin embargo, todo el revuelo que sus posturas en pos del derecho de una persona a elegir sus propias palabras para expresarse sin temor al gobierno de turno es solo una pequeña escaramuza para la cruzada del Dr. en psicología egresado de McGill.

El paradigma posmoderno nos ha presentado un peculiar fenómeno, un secularismo que crece a la par de una generación desde 1996. Los millenials estamos cumpliendo el vaticinio de Max Weber, si bien la mayoría se considera espiritual de alguna manera, a veces sin darse cuenta, creyendo en cábalas, horóscopos o energías, no nos sentimos identificados dentro de una religión, o al menos no dentro de aquellas de quienes nos precedieron.

Esta tendencia que se presenta ante el joven poco atento como parte de una coherencia necesaria para vivir en la época de las selfies, los smartphones y los like nos ha despojado silenciosamente de una serie de guías morales prácticas para la vida, de un sentido de como o para qué o porqué vivir, un sentido universal a nuestra existencia. Las breves 24 hrs que dura una historia de algo que merece la pena ser mostrado o presumido a cambio de un corazón o un pulgar arriba en una pantalla nos ha empujado lenta y discretamente a una búsqueda sin fin de placer, algo para la foto.

Este paquete de placeres esporádicos y falsas empatías, solo puede venir acompañado de una idea extraña, la humanidad como una plaga que vivió en las sombras de dogmas religiosos y capitalistas dañando y corrompiendo la naturaleza afable de este planeta, como si no nos hubiéramos adaptado simplemente oprimido nuestro ambiente. Pero si polvo somos y al polvo volveremos, ¿cuál sería el sentido de todo esto? El Millenial queda expuesto, desnudo y sin armas ante el nihilismo. Si nada importa, ¿por qué esforzarse? ¿Hacia dónde ir cuando todos los caminos recorridos fueron erróneos?

Algunas corrientes ideológicas más contemporáneas han intentado responder a esta pregunta dando una vuelta más de tuerca sobre el mismo paradigma, descreyendo del individuo, de la masculinidad, de la familia y sus roles tradicionales, pero sin tener una respuesta clara que no demonice al hombre que elije alejarse de estas cosmovisiones que crecen día a día.

Jordan Peterson se propone a pelear contra esta ausencia de sentido, rescatando conceptos de la biblia y la cultura popular como películas y mitos, explicándolos en un trasfondo que mezcla filosofía y psicoanálisis ha publicado mas de 200 horas de video entre clases, podcasts, entrevistas y lecturas. En una carrera históricamente poblada de mujeres, Peterson ha captado una audiencia que gira los números. Su mensaje es que es posible y necesario para los jóvenes de esta época encontrar un sentido, un camino, que empieza por la responsabilidad individual y de su círculo cercano, entendiendo los rincones más oscuros de uno mismo es como logramos conocernos y dominarnos, sus ejemplos van desde los mitos de San Jorge a Harry Potter pasando por el Rey Leon a la luz del psicoanálisis.

“Si eres un monstruo y no actúas monstruosamente, entonces eres virtuoso (…) es una noción muy peculiar pero es muy común en la mitología, el héroe debe ser un monstruo.” . Haciendo gala de un amplio abanico de recursos de oratoria, un estilo provocador y excéntrico ha captado la atención de millones de jóvenes que día a día le expresan su cariño por el impacto que ha tenido en sus vidas. Ciertamente es difícil resumir tantos años de estudio en poco menos de una hoja sin pecar de simplificarlo como han hecho sus detractores. Al día de hoy, Jordan se enfrenta a una embestida del tipo mas fascista contra un libre pensador que se haya visto en los últimos tiempos, similar a la que llevó a Trump a ser eliminado de Twitter pero aún mas grave porque ha expresado repetidamente su falta de interés en interferir en la política de su país, se busca censurar a un académico con años de investigación que respaldan sus opiniones.

*Autor de 12 reglas para vivir, con más de 4 millones de copias vendidas, Peterson ostenta mas de 6 millones de suscriptores en Youtube

Deja una respuesta