En este momento estás viendo El delirio del saencismo es for export

El delirio del saencismo es for export

Ahora la encargada de llevar los petates con el extravío gubernamental fue la diputada nacional Pamela Calletti, quien suelta de cuerpo y sin ponerse colorada pidió en el propio recinto de la cámara baja nacional que no se hable de política.

Fue justamente en el sitio donde debe reinar la discusión política es donde doña Pamela tuvo semejante ocurrencia.

Esta rarísima propuesta tuvo infinidad de interpretaciones no sólo en el templo de la política, sino también en estas tierras.

Pamela siguió al pie de la letra el libreto saencista, escabullirse de cualquier discusión y de cualquier planteo que los saque un ápice del relato.

Pamela no quiere hablar de política, capaz que seguirá los pasos de Emiliano Durand y los problemas de la provincia se solucionaran con originales recetas de pastafrola.

Deja una respuesta