En este momento estás viendo Derechito al iceberg

Derechito al iceberg

Por Andrés Mendieta

Cuesta entender a la dirigencia política local, se empeñan en revelar que viven en una realidad absolutamente distinta de los mortales, agravando la situación al insistir en mostrarnos ese mundo de fantasía tan lejano a lo mundano de la vida de cualquier salteño.

El país conmocionado, el genial Sergio Massa logró que el dólar perforara los 1000 pesos, hubo una corrida cambiaria, las personas buscando resguardar sus activos, otros haciendo largas colas en las casas de cambio para defenderse de este nuevo ataque a la economía y algunos pocos previniendo, infundadamente, posibles revueltas. Salta y Argentina en caos, a escasas dos semanas de las generales.

En medio de semejante caos, el gobierno y Emiliano Durand vuelven a montar el embuste de Salta Emprende, una puesta en escena donde intentan sorprender la buena fe de las personas diciéndoles que, a fuerza de chocotortas y perfilados de cejas, saldrán del ahogo económico. Como estos son nada más que actos de campaña, a costos elevadísimos para las flácidas arcas provinciales. En el Centro de Convenciones llegó lo más granado del elenco gubernamental, y como no podía ser de otra manera, Pablo Outes, la estrella rutilante. Pasitos prohibidos, música a todo volumen… una verdadera bailanta. Estaban de fiesta mientras el país ardía, mientras la angustia se instalaba a fuego en la piel de cada argentino. Ellos, la dirigencia política, lo hicieron otra vez, y como siempre, la fiesta es de ellos y la vajilla rota la pagamos todos.

¿Con qué necesidad someten a Outes a tan degradante espectáculo justo en el momento en que necesitamos escuchar voces reflexivas, opiniones certeras? Alguien que sea capaz de prender una vela en tan oscuro futuro. Lo único que tienen para ofrecer es más populismo y más vulgaridad. ¿Con qué necesidad someten a Outes a tan decadente espectáculo cuando es sabido que el candidato de UxP tiene mucho más que ofrecer que unos pasitos prohibidos? Outes es un hombre formado, con una historia de vida y una herencia política que siempre quiso honrar. Ahora los frívolos y cultores del mal gusto lo llevan directo a estrellarse contra un iceberg.

Deja una respuesta