En este momento estás viendo A Sáenz y su gobierno le cayó un adoquín en la cabeza

A Sáenz y su gobierno le cayó un adoquín en la cabeza

Otra vez el gobierno muestra su extravío frente al la nueva concertación que se dispone a disputarle el poder a Gustavo Sáenz.

Lejos de plantarse en la arena con un mensaje político superador, los voceros oficiales y oficioso comenzaron a autopersibirse como «el espanto» que unió a distintas extracciones políticas.

Cada intervención mediática del oficialismo no hace otra cosa que consolidar el espacio opositor que por ahora ha logrado la centralidad política.

Por enésima vez desde la oposición le marcan la agenda a Sáenz, que es absolutamente incapaz que instalar algún tema. Siempre corriendo detrás de la pelota, la diferencia esta en que antes al juego lo marcaban voces aisladas y ahora la agenda la establece orgánicamente una concertación que está dispuesta a llegar al Grand Bourg el próximo 14 de mayo.

Las voces oficiales dicen que los unió el espanto, reconociendo implícitamente que ellos son ese espanto, mientras que las voces oficiosas (como los radicales) intentan bajarle el precio a algunos referentes.

La gestualidad política del gobierno hace presumir que le cayó un adoquín en la cabeza, quedó grogui y mira el reloj para que suene la campana y tenga algunos minutos de respiro.

Deja una respuesta